Tecnoestrés el nuevo mal que afecta a los hondureños

(La TribunaHn) / Con el alto uso de los aparatos electrónicos, el teletrabajo y las clases en línea, por la pandemia del COVID-19, entre los hondureños creció el tecnoestrés, generando otro tipo de enfermedad en la población, además del coronavirus, entre otras.

Este es un tipo de estrés laboral, provocado por la exposición continua al uso de dispositivos tecnológicos, mismo que estarían causando un impacto negativo y bajo rendimiento laboral en algunos.

Desde el inicio de la pandemia, un alto porcentaje de hondureños viven con el celular en la mano, la televisión y la computadora encendida, con cargadores de todo tipo en bolsos y mochilas.

Y estos dispositivos cada vez más, se van apropiando de nuestro tiempo y nuestras vidas. El mundo ha cambiado desde la llegada de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), que han modificado nuestros intereses y rutinas.

Según el vicepresidente del Colegio de Psicólogos de Honduras, Felipe Maldonado, ya los hondureños estaban viviendo en un considerable nivel de estrés y con las nuevas TIC y redes de comunicación se ha dañado de gran manera la salud mental.

“Debemos recordar que la carga emocional está relacionado mucho con el estrés del ambiente laboral y un tiempo bastante prolongado puede afectar drásticamente la salud”, señaló Maldonado.

Este especialista destaca que el uso de la tecnología evita que los padres e hijos no tengan una comunicación en los hogares y que no exista el acompañamiento familiar que debería haber.

Pero también se está generando un mal uso de los buenos hábitos alimenticios y hacerlos de una forma errática, falta de ejercicio, que al final dejará problemas de obesidad, niveles de colesterol alto, fatiga mental o física, dificultad visual. Problemas auditivos, entre otros.

Este es un tipo de estrés que se da por la exposición continua al uso de dispositivos tecnológicos.

El tecnoestrés, es un término que se refiere a una “enfermedad de adaptación, el impacto negativo que tiene el uso de las tecnologías en una persona”, según una definición aportada por la profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México, Juana Patlán.

“Diferentes factores hacen que las personas entren en un cansancio emocional y eso genera que nuestras actitudes sean bastante negativas hacia nosotros mismos y los demás”.

“Y esto no solo surge por el trabajo, sino también por lo que hay a nuestro alrededor. Tenemos miedo a perder el empleo, causando pérdidas de contrato, baja productividad, explotación de personal, también repercusiones en la vida académica”, recalcó Maldonado.

Mientras los niños están sometidos a contextos escolares, que antes no habían tenido, existe una competitividad en el uso de las tecnologías.

El uso excesivo de la tecnología no estaría permitiendo una buena relación y comunicación en algunos hogares.

Hay un estrés, que según Maldonado es bueno, ya que nos vuelve competitivo, pero otro es cuando es agudo y crónico, puede causar efectos que desatan en ansiedad, que desgasta y perjudica la salud.

Los efectos de la pandemia a causa de COVID-19 han provocado un aumento del 20 por ciento, en los casos de ansiedad en los hospitales capitalinos, según los especialistas en psiquiatría.

El uso constante de la tecnología y las jornadas extendidas de trabajo, más los problemas económicos y el aislamiento relacionado con el COVID-19, son los principales detonantes de la ansiedad.

Los niveles de ansiedad, estrés, obesidad, depresión, hipertensión, diabetes y los infartos están yendo en aumento según los especialistas de la psicología y psiquiatría.

Según los especialistas los niveles de ansiedad entre los hondureños se han incrementado en un 20 por ciento.

De acuerdo con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), alrededor del 52 por ciento de los usuarios de internet en el planeta padece algún tipo de conducta adictiva, relacionada al uso de dispositivos tecnológicos o a los hábitos de uso de internet y redes sociales.

Alrededor de 7,830 millones de personas tienen actualmente acceso a internet en el mundo. El informe Digital 2021 realizado por We Are Social y Hootsuite, reveló que se han experimentado notables niveles de crecimiento en el último año, en lo que respecta al número de usuarios de internet en el planeta: el 59.5 por ciento de la población mundial ya accede a Wifi.

Deja un comentario